Combinar postres y vino: El maridaje más dulce

No hay nada mejor que terminar una deliciosa comida con un toque dulce y los postres son una excelente alternativa, pero ¿qué vinos -dulces o secos-protagonizarán un maridaje perfecto? A continuación algunos consejos y recetas de postres para disfrutar con los mejores vinos.

No podemos imaginar una ocasión especial sin descorchar un vino espumante. Nos encantan las burbujas doradas en la copa como un símbolo de alegría. Un espumante puede ser un vino de aperitivo o para acompañar un plato principal, pero téngalo siempre presente a la hora del postre.


 

Casillero del Diablo Brut Reserva es un espumante muy clásico, elaborado a partir de Chardonnay, lo que le proporciona una maravillosa cremosidad y frescura. Sus notas de vainilla, chocolate blanco y mantequilla nos conectan con postres de estructuras y aromas similares. Pruebe con un flan cremoso de vainillacrema catalana o crème brûlée. La rica y cremosa vainilla de estas preparaciones, más su cubierta de caramelo duro, se unen a las burbujas y potencian sus sabores.

Además el vino espumoso, gracias a su rica y firme acidez, va muy bien con recetas fritas. No dude servir una copa de Casillero del Diablo Brut Reserva junto a unos deliciosos crêpes Celestine con su cubierta de azúcar y manzanas caramelizadas.

 

El arte de la repostería es un reto para los cocineros profesionales y caseros. Algunas recetas exigen mucha técnica y habilidad. Un buen ejemplo es la receta francesa ile flottante (isla flotante o leche nevada, como se la conoce en Chile). Este postre está hecho con merengues flotando en una crema inglesa. Los merengues se preparan con clara de huevo batida, azúcar y extracto de vainilla. La crema inglesa, con las yemas de huevo, vainilla y leche caliente, cocinados brevemente.

Entonces, ¿qué puede salir mal? Casi todo, y el mayor enemigo es el tiempo. Todo lo que hay que hacer, se hace rápido. Pero esta desafiante receta es deliciosa y vale la pena, y el sabor es aún más gourmet cuando se sirve con el vino adecuado. Puede elegir un vino espumante, pero el maridaje aún puede ser más fascinante con Frontera Late Harvest, un vino dulce y aromático, muy seductor, ideal para postres.

Permítanme recordarles acerca de esta famosa regla de maridaje: el vino debe ser siempre más dulce que el postre. Nuestras papilas gustativas rápidamente se acostumbran a los sabores dulces y esperan más dulzura en el vino. Casillero del Diablo Late Harvest, elaborado con la cepa Sauvignon Blanc, es dulce y exuberante. Con sus uvas cosechadas tardíamente, pero con la acidez de su fruta intacta, junto a sus notas de miel, frutas tropicales y flores silvestres, es el vino perfecto para los postres. Pruebe con una ensalada de frutas frescas de verano. Otro juego maravilloso para este vino es maridarlo con el famoso tiramisú italiano. Es un postre elegante, sofisticado, que contiene un toque delicioso de chocolate.

La otra categoría de vinos para postres son los espumantes Demi Sec o semi dulces. Por lo general, estos vinos son elaborados a partir de variedades muy aromáticas como Riesling o Moscatel. Mi consejo es concentrase en los aromas del vino y buscar algún postre con aromas similares. Por ejemplo, una pera escalfada en almíbar de limón y azúcar va excelente con TerrunyoRiesling. Pero, si ha preparado unos duraznos al horno, espolvoreados con nueces y miel, su elección perfecta será Frontera Moscato.

Otro aspecto importante es que el color del vino debe armonizar con el del postre. Los vinos elaborados con variedades blancas nos conectan con postres con ingredientes como manzanas, vainilla o plátanos. Pero, los vinos tintos a menudo contienen una gran cantidad de sabores frutales, por lo tanto no es de extrañar que muchos de ellos vayan bien con frutos como ciruelas, cerezas, higos y berries. El mousse de chocolate negro (con alto contenido de cacao), por ejemplo, es un postre clásico, que representa el matrimonio perfecto entre dulzor y amargor. Uno de los más elegantes maridajes es servirlo con alguna antigua cosecha de un Cabernet Sauvignon fino como Marques de Casa Concha Cabernet Sauvignon.

Uno de mis estilos favoritos de vino seco y que marida con varios postres es el Rosé o rosado. Casillero del Diablo Shiraz Rosé se puede servir con frutas como melón, pero también protagoniza un gran maridaje con un sorbet en base de frutos rojos.

Siempre que ustedes necesiten enfrentarse a un maridaje entre postre y vino deben concentrarse en el nivel de dulzor y aromas de ambos, pero por supuesto confiar mucho en su gusto e instinto. ¡Disfruten  de su postre, desde el momento de su preparación hasta que descorchen ese vino perfecto, que será el mejor compañero para realzar la dulzura y alegría al final de la comida!


Nota: https://www.conchaytoro.com/wine-blog/el-maridaje-mas-dulce/